Mandarina: una fruta con más beneficios que la vitamina C

Es el cítrico más parecido a la naranja, sólo que es más pequeña y su piel se puede quitar con mayor facilidad. Una rica golosina natural ideal para esta temporada de otoño-invierno.

La mandarina tiene un sabor aromático, con una acidez ligera y una sutil proporción de azúcares simples. Especialistas en nutrición recomiendan la ingesta de una mandarina diaria para aportarle resistencia al organismo; esto combinándolo con una dieta equilibrada.

¡Ojo! No se recomienda en personas con problemas gastrointestinales o enfermedades renales.

Beneficios de la mandarina

Te presentamos algunas de las propiedades de la mandarina y los beneficios comprobados que esta fruta aporta no sólo a tu salud, también a tu belleza.

  1. La mandarina es una excelente fuente de vitamina C y minerales.
  2. Es antioxidante, esto quiere decir que ayuda a prevenir el daño causado por los radicales libres, proporcionando protección contra infecciones y varios tipos de cáncer.
  3. Sus antioxidantes también ayudan a retrasar el envejecimiento de las células y combatir la oxidación de las mismas.
  4. Previene la aparición de enfermedades degenerativas.
  5. Mejora los problemas de hipertensión arterial al favorecer la absorción de grasas en el organismo.
  6. La cáscara de la mandarina posee propiedades para reducir el colesterol de la sangre, ahí se concentra 20 veces más que en el jugo la cantidad de compuestos llamados flavonas polimetoxilatados.
  7. De acuerdo con un estudio publicado en Journal of Agricultural and Food Chemistry, la mandarina ayuda a metabolizar mejor las grasas y triglicéridos depositados en el hígado, ya que contiene pectina, una fibra soluble que contribuye a reducir de 40 a 32% los niveles de colesterol malo en la sangre.
  8. Es recomendable para personas con arterosclerosis, ya que la mandarina contiene nobiletina, un flavonoide que se encuentra en altas dosis en la corteza blanca de las mandarinas y que ayuda a combatir esta enfermedad, según especialistas de la Universidad de Western Ontario en Canadá.
  9. Los carotenoides que contienen las mandarinas, debido a la alta vitamina A, pueden reducir el riesgo de cáncer en el hígado. El jugo de mandarina es recomendable para personas con hepatitis C, ya que debido a su alto contenido de criptoxantina beta, los pacientes reducen el riesgo de desarrollar esta enfermedad.